Comparte este artículo

¿La rutina te deja sin energía?
¿No tienes tiempo para ti? ¡Sal corriendo!

Ponte unas zapatillas, hazte una coleta y sal a correr ya. No tienes nada que pensar, estarás de vuelta enseguida y con la sensación de que ha merecido la pena.

Respira el momento, disfruta de la libertad y felicitate por dedicar tiempo a tu bienestar. Deja que con cada zancada tu mente se oxigene y tu cuerpo fluya.

¿Qué se te sale el corazón por la boca? Pues paras, andas y cuando puedas renuevas la marcha. Sal, así caigan chuzos de punta. El agua no es ácido sulfúrico, sólo moja.

En este artículo te voy a contar mi experiencia en el mundo del running, así como algunos consejos y trucos para iniciarte.

Yo nunca había sido de correr, te lo confieso.

A parte de las típicos cross en el colegio, sólo he participado en dos carreras, la San Silvistre Vallecana y la Carrera de la Mujer. Dos competiciones que sentía que debía participar. La primera por vivir la experiencia y la segunda por sumar mi apoyo a la causa.

Pero hace un tiempo todo cambió, el gusanillo me picó. Sí, a mí también, como a tantos miles de personas, lo sé, ¡otra más con la fiebre del running!

Todo comenzó cuando empecé a buscar un complemento para el crossfit. Lo practicaba unos 3 días a la semana y quería algo que me sirviera para dar a los entrenos un poco de variedad. Pensé en correr porque era lo más fácil, económico y, además, me permitía salir a la calle y notar el aire en la cara.

Me levantaba a las 6:00 am, me tomaba un café, me ataba las zapatillas y me ponía un poco de música para dar mis primeros pasos. La señora pereza se quedaba en la cama mientras a la vuelta de la esquina me encontraba con la señora buena onda. Como diría Cristina Mitre, ya estaba “a tope de power”.

Las sensaciones que tenía corriendo me recordaban mucho a cuando salía a la montaña los fines de semana. Así que pensé y ¿si mezclo las dos cosas?, ¿tendrá que ser la rebomba?, ¿no?

Transgrancanaria o el Gran Trail de Aneto Posets captaron mi atención. Los números eran abrumadores, distancias kilométricas y desniveles de infarto. A ello se les suma la dureza de la montaña, el clima cambiante y por supuesto la complejidad técnica. A veces no sólo se trata de poner unas cuantas piedras en el camino, sino que te puedes encontrar con tramos de trepadas y zonas aéreas.

Así que dejé esos grandes retos para los sueños y los profesionales y decidí comenzar despacito y con buena letra.

Elegí la carrera de Trail O Viento Rondador que se celebró en Boltaña el 11 de mayo. Escogí la modalidad más corta y sencilla, 10 km con un desnivel de 500 m+.

Si os digo la verdad, era y soy una auténtica neófita en la materia. Sabía y sé muy poco sobre entrenamientos o técnica.

Había visto por internet que los ejercicios de fuerza son un complemento indispensable ya que ayudan a fortalecer el músculo y las articulaciones, pero además evitan lesiones. Estirar después de cada sesión parecía un básico y los entrenamientos de series y cuestas son habituales para progresar mejorando la potencia aeróbica.

También parecía recomendable alternar con otro tipo de entrenamientos como bici o natación, así que para una apasionada del MTB ¡esto era perfecto!

¿Que hice unos meses antes de participar?

Me centré en practicar el fondo y la resistencia. Cada vez salía un poquito más, pero sin abusar, aumentando mis salidas a 2/3 veces a la semana. Así conseguí superar los 10 km con más o menos comodidad. Lo más difícil fue simular los desniveles de montaña, no obstante, intentaba subir y bajar todas las cuestas que me encontraba.

En cuanto al material, incorporé a mi arsenal deportivo unas zapatillas específicas de carrera de montaña, las Sportiva Ultra Raptor. Os voy a ser sincera, partiendo de la base que es una buena marca, las seleccioné porque me gustaban mucho y porque tenían un precio asumible. Son bastante llamativas y aparentemente robustas, pero cuando te las pones, la sensación es distinta, mucho más cómodas y flexibles de lo que puedan aparentar.

¿Y cómo fue?

Pues lo tienes todo reflejado en el video que encontrarás más abajo.

Pero ya te adelanto que la experiencia me gustó tanto que ahora practico el trail running de forma más o menos habitual. Tengo la montaña al alcance de mi mano y sería un pecado mortal no hacerlo, pero, aunque no la tuviera seguiría saliendo a correr

Te invito a probarlo, pero de verdad, no vale salir un día y olvidarte.

¿Hacemos una cosa? Sigue estos 5 pasos para no perder el foco:

  1. Inscríbete en una carrera ya. Fija una fecha en el calendario, para dentro de 3 meses, medio año o lo que sea, pero márcala.
  2. Cómprate unas zapatillas bonitas, ¿pero de running eh? y las utilizas sólo y exclusivamente para salir a correr. Esto es muy importante porque las zapatillas se desgastan de diferente manera según la actividad que hacemos. Si no las adecuamos al deporte que vamos a realizar pueden provocar lesiones ya que según la actividad la pisada cambia..
  3. Planificación. Reserva en tu agenda los días y la hora para salir a correr. Una vez establecido el horario, se blinda. No hay negociación posible. Es un contrato entre tú y tu bienestar.
  4. Avanza muy poco a poco, de forma gradual. Comienza saliendo 15 o 20 minutos. Si tienes que ir alternando correr y caminar no hay ningún problema. Y poco a poco vas sumando 5 minutitos más. Mi recomendación sería no pasar de +/- 45 minutos durante 2/3 veces a la semana.
  5. Si llegas al punto de que esto te engancha de verdad, únete a un club de runners o contacta con un profesional para llevar una progresión adecuada.

El sedentarismo es la gran enfermedad del siglo XXI y nos está destruyendo física y mentalmente. Escapa de esa lacra y sal corriendo.

Cuéntame en los comentarios a qué carrera te gustaría apuntarte. Yo estoy pensando ir probar las carreras de obstáculos tipo Spartan, ¿te apuntas conmigo?

 

Otros artículos que te pueden interesar:

5 claves para dejar de ser una Super Woman y empezar a cuidarte.

– Cómo comer rico y con fundamento en tus escapadas. Huye de las barritas y los geles energéticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *