Comparte este artículo

¿Te atrae la escalada, pero no te ves colgada de una pared?
10 vías ferratas para superar el miedo a las alturas.

Las vías ferratas son un paso intermedio entre el senderismo y la escalada. Añaden un poco más de pimienta a tus caminatas sin llegar a tener que desarrollar la técnica y la fuerza que requiere la escalada.

Yo las descubrí hace poco tiempo y estoy enganchada a ellas. Con la llegada del buen tiempo siempre saco a pasear mi kit ferratero. Se aprende rápidamente y tienes miles de opciones tanto en España como en el extranjero.

En general son distancias cortas donde vas siguiendo diferentes elementos que te vas encontrando por las paredes de una montaña. A veces son peldaños, otras veces son escaleras, puentes o grapas que sobresalen. Los recorridos están bien indicados y además el cable al que vas asegurada te va marcando el trayecto. 

¿Qué vas a necesitar?

Casco, arnés, cabo de anclaje y disipador de energía. Con esto tu seguridad está garantizada. Todo lo podrás conseguir por unos 150 euros. También sería aconsejable añadir unos guantes estilo mitones como los de la bici y una botas o zapatillas de montaña.

Para llevar a cabo la actividad se requiere estar más o menos en forma y que el miedo a las alturas no sea un problema. Hay muchos niveles y en los más básicos la sensación aérea es mínima, pero si sueles tener vértigo, no es una actividad para ti.

No hay que aprender técnicas complejas, simplemente unas nociones básicas, no obstante, hay que interiorizarlas bien. Lo más importante es que la primera vez contrates un guía o vayas con alguien experto. Además, así evaluarás si es una actividad que te gusta para realizarla de manera independiente antes de invertir en material.

¿Dónde están en España?

Deandar es la web de referencia para encontrar la ferrata ideal en función de las necesidades de cada uno.

Posee información detallada sobre cómo llegar al punto de inicio, acceso y recorrido, así como una ficha técnica muy completa donde destaca la clasificación de la dificultad en base a dos criterios:

  • Escala Hüsler, establece una serie que va desde K1, el nivel más sencillo, hasta K6, el nivel más extremo.
  • Los 5 factores FPRET, fuerza, psicológico, resistencia, equipamiento y terreno, siendo 1 lo más fácil y 6 lo más difícil.

Las 5 nominadas de Active Woman en España:

1.Teresina, en Montserrat (Barcelona). Por ser la primera ferrata moderna instalada en España. Por lo visto el paso más complicado es una estrecha chimena que se supera mediante un rápel.

Importante. Actualización: Esta ferrata ha sido cerrada por cuestiones de seguridad y de conservación de la montaña. Más info aquí. 

2.Cascada del Sorrosal en Broto, Pirineo Aragonés. Mi primera ferrata. Ascendimos con dos cascadas a nuestro lado para luego adentrarnos en una pequeña gruta que termina en el cañón ¡brutal!

Ferrata Cascada del Sorrosal en Broto

3.Cala del Molí en Sant Feliu de Guíxols (Girona). En plena Costa Brava. Es la única ferrata de Europa que transcurre junto al mar y entre preciosos acantilados. Esta confieso que me costó un poco más.

4.Cueva del Soplao (Cantabria) por estar recién estrenada. Atraviesa, a una altura de 200 metros, un lago que se encuentra a 60 metros de profundidad en la cavidad.

5.La de Ronda porque en el sur también se ferratea, de hecho, en Málaga hay una gran cantidad de vías ferratas pero destaco esta por enclavarse en un lugar tan histórico y privilegiado de la ciudad. El comienzo es complicado, pero es catalogada como fácil.

¿Y fuera de España?

Recorriendo Europa en caravana he verificado que hice muy bien en traerme el kit ferratero ya que hay muchas opciones en Francia, Alemania, Eslovenia, Suiza o Austria, sobre todo repartidas por la cordillera de los Alpes.

En Austria, es donde tuvo lugar la primera vía ferrata en 1843 para subir al pico Hoher Daschein pero sin duda en Italia es donde puedes encontrar una gran cantidad de ellas. A principios del siglo XX se popularizaron tanto que el nombre de vía ferrata proviene del italiano vie ferrate.

El paraíso de los senderos de hierro

Dolomitas presume de tener la red de vías ferratas más larga del mundo. Como toda apasionada de las ferratas, he visitado estas maravillosas montañas declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2009 varias veces.

Los Dolomitas abarcan tres regiones en el noreste de Italia (Trentino Alto Adigio, Véneto y Friuli Venecia Julia y cinco provincias (Trento, Bolzano, Belluno, Pordenone y Udine)

Dolomitas es Alpes, pero destaca dentro de la cordillera por el tipo de roca, la dolomía, que les da ese característico color blanco. El nombre proviene de Deodat de Dolomieu, geólogo francés que descubrió la composición de la roca en 1791.

Las primeras ferratas fueron creadas en la 1ª Guerra Mundial por los Alpini, militares italianos, que tenían que cruzar la zona para así sorprender a su enemigo, de hecho, en muchas rutas puedes encontrar trincheras o visitar museos al aire libre. Una estupenda manera de combinar historia y naturaleza.

Pero los Dolomitas no sólo son gigantes bloques de piedra, pináculos y glaciares, son preciosos valles de un verde muy intenso salpicado por pueblos alpinos desde donde siempre despunta el campanario de alguna iglesia.

Desde mi punto de vista lo que diferencia las ferratas de Dolomitas vs las Españas es la duración de la actividad y el objetivo.

En Dolomitas las ferratas son más largas y casi siempre son un medio para ascender a un pico. Puedes llevar a cabo actividades de 4 a 8 horas por eso te recomiendo tener una buena base ferratera antes de ir. En España suelen ser más cortas, quizá con una mayor combinación de elementos, escaleras, puentes o grapas y no siempre se termina ascendiendo a una montaña.

Las 5 nominadas de Active Woman en los Dolomitas:

En la web vieferrate.it encontrarás muchas opciones, pero aquí tienes mis 5 elegidas:

1. Ferrata Punta Penia por ser la ferrata que te permite alcanzar la Marmolada, la cumbre más alta de los Dolomitas con 3.342 metros de altura. Una vez alcanzada la cima se cruza su glaciar por lo que hay que llevar el material adecuado.

Glaciar Marmolada

           2. Via delle Bocchette, por ser quizá la más famosa. Es una actividad de 3 a 5 días donde se combina con tramos de trekking.  

3. Ferrata Lipella para ascender a la Tofana di Rozes. Es larga con algunos pasos aéreos. Dos escaleras conducen a la galería “Castelletto” de 500 metros de largo.

Tofana di Rozes

4. Brigata Tridentina desde donde se llega a ver la cascada del Pisciadu. El puente antes de llegar a la cima le da un toque diferente.

5. Ferrata Luca-Innerkofler Monte Paterno con maravillosas vistas a las Tres Cimas de Lavaredo. Se pasa por galerías excavadas en la roca y refugios de guerra.

 

Ferrata Monte Paterno con vistas a las Tres Cimas de Lavadero

Dolomitas merece una visita, no sólo por las vías ferratas sino por todo lo que le acompaña, preciosos paisajes, gastronomía, valles y pueblos con encanto. Además puedes sumar un sinfín de actividades, preciosos trekkings, refrescarte en inmensos lagos cristalinos o alquilar una e-bike y ascender desde los valles a más de 2.000 metros de altura son sólo algunos ejemplos.

Las vías ferratas son una estupenda alternativa a tus escapadas que te permiten vivir la montaña desde otro punto de vista, una perspectiva más cercana a la de un escalador. Y te confieso una cosa, desde arriba todo se ve más pequeño, incluso hasta los problemas, así que haz subir tu autoestima y deja abajo tus miedos.

¿Te he convencido para iniciarte en el mundo de las ferratas? ¿has hecho alguna que nos quieras recomendar? Cuéntamelo en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *