Compartir

He llegado a escuchar que los ciclistas somos los terroristas de la naturaleza.

Al principio me daba rabia, me enervaba, me salía espuma por la boca. Luego pasó a darme pena, a hacerme daño en lo más profundo de mi alma y de mi corazón.

Mi pasión por la montaña nació con un par de botas pero sigue latente con las dos ruedas.

Mi amor por la naturaleza no sólo no ha variado, sino que va creciendo cada día más.

11 Píldoras de Bienestar

11 píldoras de bienestar

para tomar el control de tu vida de forma sencilla y eficaz

Pero no soy la única.

Laura Celdrán había tenido esta misma sensación y así lo compartió en sus redes sociales.

Al ver su publicación me animé a entrevistarla y empezar a verbalizar un sentimiento, una emoción, que está cada vez está más presente entre muchos de nosotros.

Hoy te traigo un episodio que pretende abrir debate sobre si estamos antes un cambio de paradigma en el mundo del ciclismo.

Y lo primero que toca es hacer autocrítica.

Quizá esos comentarios no sean gratuitos, y por mucho que nos pese, hay comportamientos llevados a cabo por algunos ciclistas que son deplorables.

Con Laura charlamos de esto, de los motivos por los que ha habido un auge de este tipo de malas prácticas, del papel de los trail centers o los bikeparks

Hablamos de iniciativas como Enduro Land, Puro Pirineo, Zona Zero, Prepyr 365 u otros ejemplos en Europa.

Sigo a Laura desde hace tiempo, es un referente en el mundo del MTB femenino.

Los contenidos que ofrece son de extrema calidad. Aborda técnica, mecánica, entrenamientos y mucho más.

Lo hace  fácil, sencillo y atractivo para nosotras, por eso era cuestión de tiempo que Laura diera forma a la primera escuela femenina de MTB en La Poma Bike Park.

Así que de eso hablamos también. 

De cómo surgió la escuela, de qué hace que el método de Laura sea único y auténtico y, por supuesto, aprovecho para pedirle algunos tips sobre herramientas, mecánica o seguridad.

También abordamos otros temas controvertidos como la bici eléctrica o el acompañar nuestros entrenamientos encima de la bici o de fuerza con algo más (y donde quizá el Yoga tenga mucho más que aportar de lo que nos creemos)

Para terminar pongo a Laura en un aprieto.

Hace algún tiempo estuvimos hablando para que formara parte del equipo de La Magia del Kilimanjaro pero su participación se descartó por la falta de apoyo de patrocinadores.

Como soy maña y cabezona no me conformo con un “no” así que hoy vuelvo a la carga para intentar que Laura forme parte de este proyecto tan bonito.

¿Nos ayudas?

Deja tu aportación en el enlace amarillo que tienes a continuación y comparte este artículo para conseguir que más gente se una a este proyecto.

¡Muchas gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *